Y LOS ALEMANES

Y los alemanes,
¿por qué no
segregan jugo
de jazmín enjaulado?

Y Artemisa,
¿por qué no
vidria
el carmín de
mis zapatos?

Y mis sueños,
¿por qué no
pueden ver
sin tus ojos, acostumbrados?

No hay comentarios: