REDIMA

Me pesa el mirar.


Clavo mis ojos verdes
con plateados alfileres
de esperanza.

Pero el sol me da
la espalda,
Y con el reflejo en su
nuca
me inunda el alma
de solitario vacío azul que
humilla mis rodillas y
flagela mi frente orgullosa,
derrotada.

Por horizonte
las ramas de mi
corazón.
Al final del cromado túnel
la base
sobre la que se apoya
la sinrazón.

Cadenas correosas
se amoldan al más sutil
de mis movimientos.


Cómo romperlas, cómo ver
el reflejo del sol en la
más alta rama, sin
dejar de ver el entusiasta salto de
la rana.

Cómo escuchar el trueno
sin dejar de oír
su croar.

Cómo mirar
Al Sol
sin dejar de ver
su verde esperanza...

También de noche
viven mis ranas.

También de noche
vive el sol.

(Quizás)

¿Vivo en el espejo?

No hay comentarios: