EL GIRASOL RODEADO

Ayer me vi desde afuera.
Es curioso,
si me hubieran dado a elegir,
nunca habría sido un girasol.

Vi un girasol rodeado
de cientos de soles,
sin saber donde mirar,
perdido.
Feliz de sentir
tanta luz a su alrededor, pero
impotente y frustrado
por no poderla tener.

Vi un girasol dentro
de una estrella
de luz ardiente y acogedora,
alegre y entusiasmado de
su calidez y hermosura,
pero inquieto y
penado por no poder abrirse y

girando sobre su cetro
poder cubrir
toda la corona de
tan querido astro.

Joder cómo me vi.

2 comentarios:

HATHOR dijo...

¡Joder! que me gusta esta poesía y que identificada me encuentro con ella. Gracias por actualizar la página y ofrecernos tanto de ti.

angelino carracedo dijo...

Cara Hathor, amplié mi blog por tu sugerencia. Me resulta pesado dedicar tiempo al blog, pero seguiré añadiendo más cosillas, tanto letras como rayas. Si eso sirve para que alguién las vea y "disfrute" bien empleado estará ese tiempo.